Qué es una Colonoscopia

La colonoscopia es la prueba diagnóstica que, a través de la introducción a través del ano de un instrumento llamado colonoscopio, permite explorar la totalidad del colon e incluso de los últimos centímetros del intestino delgado. La colonoscopia no solo es diagnóstica, sino que permite la toma de muestras, así como tratamientos terapéuticos.

La colonoscopia permite diagnosticar la mayor parte de las enfermedades que afectan al intestino grueso, localizando las lesiones de una manera muy precisa y permite obtener biopsias para su análisis al microscopio. Por otra parte, mediante la colonoscopia es posible realizar tratamientos endoscópicos tales como extirpación de pólipos, tratamiento de lesiones sangrantes o extracción de cuerpos extraños, entre otros, pudiendo evitar intervenciones quirúrgicas.

Preparación prueba

  • En nuestro Servicio, la colonoscopia se realiza con sedación monitorizada por médicos especialistas cualificados para ello, con lo que se consigue que la exploración no sea molesta ni dolorosa. No obstante, es posible que tras la finalización de la misma el paciente tenga sensación de “gases”, sensación que habitualmente es leve y pasajera. Si recibió sedación, no deberá conducir ni realizar actividades de riesgo en las siguientes 12 horas.
  • Para la realización de una colonoscopia es imprescindible que el paciente se encuentre en ayunas. Del mismo modo, debido a que el colon se encuentra normalmente lleno de heces, es imprescindible realizar una limpieza antes de la colonoscopia, ya que, de otra manera, no se conseguiría una visión correcta y no se podrían identificar ni tratar las posibles lesiones. Para ello el paciente debe tomar un laxante potente durante las horas previas a la exploración para eliminar las heces, así como realizar una dieta pobre en residuos. Es muy importante que esta preparación se haga bien, tal como se le indique, pues de ello dependen el éxito y la seguridad de la prueba. Las normas para prepararse y la dieta a realizar se facilitan por escrito. En algunos casos determinados se le indicará si es preciso el empleo de enemas. Del mismo modo, es imprescindible que informe acerca de medicación que tome de forma habitual, alergias, cirugías previas u otras enfermedades que padezca.
  • Aunque la colonoscopia es una técnica segura, como cualquier procedimiento médico invasivo, está sujeta a posibles complicaciones. Los riesgos en el caso de una colonoscopia diagnóstica son mínimos, siendo algo mayores en el de una colonoscopia terapéutica. Las complicaciones más frecuentes son el dolor abdominal, la perforación, la hemorragia y las derivadas de la sedación (aumento o disminución de la frecuencia cardiaca, de la tensión arterial y del nivel de oxígeno). Son graves en menos del 0,5% de los casos y la mayor parte de las veces se resuelven durante la propia exploración. Los pacientes deben saber, no obstante, que en ocasiones será necesario un tratamiento quirúrgico para su resolución y que, de forma excepcional, se produce mortalidad, siendo mayor el riesgo en personas de edad avanzada y con enfermedades crónicas de base.

Preparación de la prueba (pdf)

Colonoscopia con Endocuff Vision (pdf)

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies