¿Qué es una CPRE?

La colangiopancreatografía retrógrada endoscópica (CPRE) es una prueba mixta endoscópica y radiológica que permite la visión del árbol hepatobiliar y el conducto pancreático, así como la resolución de problemas a ese nivel. La CPRE se estableció por primera vez como un procedimiento de diagnóstico para detectar problemas en el conducto colédoco, en el conducto cístico, en los conductos hepático y pancreático como cálculos biliares, estenosis, causados por tumores malignos o benignos, y otras lesiones. No obstante, hoy en día, la CPRE se ha convertido en un procedimiento eminentemente terapéutico, pasando a ser una “prueba diagnóstica” a un acto muy cercano a la cirugía.

Hoy en día, la CPRE se lleva a cabo cuando hay una sospecha clínica de estenosis o de cálculos en los conductos pancreáticos o biliares. Durante la CPRE, se realiza una endoscopia con un instrumento especial, llamado duodenoscopio de visión lateral, permitiendo un acceso minimamente invasivo al sistema biliar y pancreático mediante una serie de catéteres e instrumentos. Se puede llevar a cabo una visión radiológica del árbol hepatobiliar y del conducto pancreático. Esto permitirá la identificación de estenosis benignas y malignas, cálculos u otras lesiones, así como la realización de intervenciones como la esfinterotomía (incisión en la zona de desembocadura del conducto biliar y pancreático), el tratamiento de cálculos y la colocación de prótesis. Los cálculos biliares se pueden extraer usando balones o cestas, o se pueden romper durante la litotricia. La colocación de prótesis en el conducto biliar se puede realizar para estenosis biliares benignas o como tratamiento paliativo para obstrucciones biliares malignas.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad